Restaurante Adolfo

  • 19 agosto, 2019
  • Blog
  • 0 Comments
  • Barbireando

Cuando llegamos al restaurante, nos están esperando y ahí no llevan por la por calles de la antigua Toledo a un lugar mágico, una lugar que jamás pensé que podría conocer. Abren una puerta y unas escaleras me llevan a Una bodega única, a un lugar que se ha parado en el tiempo. Un lugar histórico del Siglo IX. Donde nada más entrar siento el alma y la pasión con la que Adolfo ha preparado este espacio para sus clientes, un lugar que ha visto pasar Siglo tras siglo a personas pasar por allí y ahora ha se ha convertido en un “santuario del vino” donde poder degustar una copa de vino de cualquier lugar de la Tierra.

 

32.000 botellas de vinos

2.300 referencias

Una de las mejores cartas de vinos….

Que suerte la mía, poder estar con su somelier y con @veronicagastronomica y poder disfrutar de su brindis que a partir de ahora lo utilizaré en momentos mágicos como este y sobre todo porque me recordara lo que he vivido.

Y como las cosas bonitas hay que compartirlas, pues aquí estoy contando…

El brindis se basa en tres palabras:

  • Robar – Robar el corazón de alguien.
  • Mentir – Por una amiga para salvarla.
  • Desear – Que este momento vuelva a ocurrir.

Brindo por esos momentos WOW, irrepetibles e imborrables que se quedan grabados en tu retina por siempre!!!!

Barbireando