Lugares con memoria

  • 22 julio, 2019
  • Blog
  • 0 Comments
  • Barbireando
Llevo años y más años viniendo Alcalá de Xivert – Alcossebre y no hay un verano que no descubra nuevos rincones que me enamoren. Hoy sin duda he buscado uno muy especial por su enclave estratégico: Capicorb (escrito a veces Cap y Corb, Capicorp o Cap y Corp).
Hay conocimientos que desde la baja Edad Media la franja litoral valenciana gozaba de una gran red de torres de vigilancia para la defensa de los ataques de los piratas que iban desde Vinaroz, en la provincia de Castellón, hasta la de Alicante en Cap Cerver. Y en este rincón se encuentra una torre de vigilancia del siglo XV. 
Sentada en este espacio donde por un momento siento la virginidad de esta playa, eso sin dejar de tener su esencia del Mediterráneo. Pero que cierras los ojos y parece que estás en otra parte del mundo. Y donde los cantos rodados le dan un toque mágico. Me pierdo en las olas y por un momento me dejo llevar por la historia que tanto me gusta. La zona mediterranea española fue, en la antiguedad, objeto de frecuentes ataques por parte de los habitantes de la region noroeste de Africa.

Los pueblos que vivían en la ribera, a causa de ello, se encontraban en constante peligro y para prevenirlo levantaron numerosas atalayas a lo largo de la costa.

Desde lo alto de esas torres vigilaban el mar y, en cuanto avistaban las naves bárbaras, el centinela comenzaba a gritar:

“¡Hay moros en la costa!”, y asi la gente se preparaba para defenderse.

Con el paso de los siglos, ¡Hay moros en la costa! pasó a ser una expresión de uso popular para advertir a alguien sobre la presencia de quien representa cierto peligro, porque no conviene que escuche algo de lo que estamos diciendo…

Si quieres perderte en la historia… ¡Hay rincones que siguen guardando todo esto!

Muy cerquita sigue habiendo restos de dos Noray del Siglo XVII que eran Poste, bolardo o cualquier cosa que se utiliza para afirmar las amarras de los barcos. // Amarra que se da en tierra para asegurar la embarcación.

Y la planta baja de un almacén portuario del Siglo XVII.  El conjunto del almacén abarca 500 m2 y es único en todo el litoral español, éste servia para el almacenamiento de diversos productos alimentarios como algarrobas, sal o aceite. Actualmente es una discoteca- chill out bar de copas mar.

Barbireando