CASA ALFAYALES: UN LUGAR ESPECIAL CON ANFITRIONES AUN MÁS ESPECIALES

  • 8 julio, 2018
  • Blog
  • 0 Comments
  • Barbireando

Una casa en piedra y madera en medio de la naturaleza. Una finca de 5 hectáreas, con vistas increíbles al Parque Natural de la Sierra de Gredos. Un paraíso secreto a sólo190 km de Madrid, entre los conocidos pueblos de Candeleda y Arenas De San Pedro.

Me cuesta escribir este post y lo hago sólo aquí, en el espacio de @barbireando y en su #barbireandoporspain , porque sé que es aquí donde tienen que estar los lugares con magia. Y este pequeño hotel la tiene. Y mucha. Sin embargo, para que siga conservando su magia debe seguir siendo así…un lugar secreto.

Quien pone esa magia son sus propietarios: Ruth y Antonio, pero también, por supuesto, la ubicación de Casa Alfayales  y sus incontables detalles, como la decoración de innumerables rincones del mundo: lámparas, sillones, cabeceros, vajillas traídos de India, Bali, Perú, Marruecos, Nicaragua… Retazos de los años de trabajo activo de Antonio como comandante de una importante aerolínea española y sus incontables viajes por todo el mundo. Recibir a sus “invitados” en su casa es para ellos un auténtico placer, que disfrutan y te hacen disfrutar. Y eso se nota. 

Entrada – Casa Alfayes

Esa es la razón por la que, nada más llegar, Rudy, como le llaman sus amigos, y Antonio, te hacen sentir como si estuvieses en tu propia casa. A esto se suma una cocina elaborada absolutamente con primor, directamente en su cocina, con la que la anfitriona te agasaja desde el primer momento. Nosotros pudimos comprobarlo con la primera cena de la noche, nada más llegar a ese rincón maravilloso, en una noche calurosa de octubre a la luz de las velas.

Al día siguiente, cuando te vas a dormir sospechando que nunca jamás habías probado algo igual, te sorprende el desayuno. Sin palabras: elaborados con productos 100% ecológicos y autoproducidos en la finca, y que además Ruth preparada con mucho mimo: mermeladas caseras de melocotones de su huerta, yogur artesano, zumos naturales (pero naturales de verdad), pan de pueblo, magdalenas y bizcochos caseros, flores frescas en la mesa, música chillout de fondo y una atención absolutamente esmerada y tan natural y auténtica que no es fácil de encontrar en cualquier sitio. Un lujoslowlife en esta vida de locos que llevamos todos.

Desayuno en Casa Alfayes

Para empezar, es difícil acceder al hotel, que no está ni siquiera indicado en la carretera principal. Cuando logras encontrar el camino y llegar por fin a las puertas de Los Alfayales es cuando lo entiendes….No podía estar en otro lugar. Todo cobra sentido y solo puedes abandonarte a la experiencia que te espera. Con solo dos habitaciones, tipo bungalows independientes de la casa principal, y sólo si tienes la inmensa suerte de haber podido reservar, sabes que ha llegado el momento de evadirte totalmente del mundanal ruido y disfrutar de la exclusividad más exclusiva. Desconexión, disfrute y placer…así definiría yo mi experiencia las dos veces que he estado allí. Porque sí, es obligado repetir. A ti también te pasará.

Rincón de la Casa Alfayes

La casa cuenta también con un maravilloso porche y unas zonas de descanso creadas a base de pérgolas, columpios, sillones y cojines con llamativas telas de colores traídas directamente de Brasil y una piscina de color verde tan preciosa como pocas he visto…y he visto unas cuantas. Sublime el bañarse allí, con esa banda sonora de naturaleza de fondo y los robles presidiendo los alrededores.  

Piscina y vistas de Casa Alfayes

Como os digo, todo esto que os cuento no puede salir de aquí y debe continuar siendo un secreto, como ocurre con el precio. Porque cuando llegue la cuenta es cuando os plantearéis de verdad si Antonio y Ruth alquilan su alojamiento más por el mero placer de recibir gente en casa que por el simple interés económico. La opción correcta es la primera. Y eso les hace, a la casa y a ellos, mucho más auténticos.

¡Es un lujo poder disfrutar de este lugar y de Ruth y AntonioPara que siga siendo así, por favor, guardadme el secreto….y hacedme caso: ¡no os perdáis la experiencia!. En este caso, como le gusta decir a @barbireando, sin duda, “el hotel es el destino”.

 

Laura Martín: Periodista ambiental, apasionada de lo que hago y de los viajes, porque el dinero gastado en viajar es el único que te hace más rico. Muy fan de la gran frase:Eat well, travel often, porque es la máxima que trato de cumplir en mi vida (y eso me hace apreciar las curvas, las mías y las del camino recorrido). El secreto de la existencia es sencillo: dedica más tiempo a hacer lo que te gusta y no permitas que nadie te amargue ni un solo minuto de tu vida, porque nadie lo merece.

Life is too short, don’ t waste!

CASA ALFAYALES

DirecciónFinca Alfayales, 05492 Poyales del Hoyo, Ávila

Bienvenido a Casa Alfayales

 

Barbireando