Capital del turismo

  • 27 enero, 2020
  • Blog
  • 0 Comments
  • Barbireando

Como cada año fiel a mi cita para visitar mi templo, voy a Fitur para disfrutar de uno de los viajes que más me gustan.

No tengo que dormir fuera de casa y estoy en mi ciudad. Que maravilla poder tener todos los destinos cerca y con tus pies poder llegar a ellos fácilmente.

Fitur es es feria donde puedo ver a clientes y amigos, el el lugar donde me doy cuenta que mi insistencia o como dice una amiga mía “ mi pico y pala” valen para dar sus frutos y que cuando mi intención me habla de un destino, de un producto o una experiencia y luego voy al #probandoprobando sé que no voy mal encaminada, hay algunas que tardan más… pero llegan.

No he podido ir a ver todo los amigos que queria, porque cada vez que daba un paso veía algo interesante o me encontraba con alguien y cambiamos de rumbo.

FiturQue de emociones he sentido en este 40 cumpleaños de Fitur que quiero contaros hoy aquí.

Sentir que casi rozaba mi Cádiz de Alma, mi Sancti Petri que tantas cosas buenas me ha traído en estos últimos años y sobre todo esos atardeceres infinitos en mi Barrosa – en mi playa que ha conseguido que me despeine el pelo y me ha susurrado muchas cosas.

Pasear por mi querida provincia de Castellón donde hay tantos mágicos destinos como mi querido  Alcalá de Xivert – Alcossebre de la mano de revista Fitur, donde se unen la tierra y el mar.  Seguir por Benicarló y sus maravillosas Alcachofas, que me tienen loca de amor, las flor de un cardo que más gustan del mundo mundial. Y su gran embajador que es el chef Anay Bueno.

Descubrir que en Sagunto hay un restaurante que se llama Arrels  que me ha vuelto loca y que ya he amenazado a la chef Vicky Sevilla con ir a verla.

Y dejarme mecer por el interior, por sus montañas y la zona de Les Useres y ahí está mi gran VICENTE Flors, su pasión y su alma  puesta en cada botella.

En sus vinazos, en el placer de su compañía con una copa y charlar, porque sus vinos son para compartirlos y sobre todo para dejar que me lleven en mi viaje, y en esta fabulosa en edición probar su Clotas E de la uva Embolicaire.

Y ya tan cerquita irme a mi querida Murcia, mi provincia Bonica, que siempre me espera con brazos abiertos y con ganas de verme.

Dejarme deleitar por mi queridos vinos de Jumilla de la mano de la mejor representante que es MARIA.

En este caso en Castilla La Mancha – Que tanto bueno me ha traído este año, porque está DO comparte estas dos provincias.

Gracias por traerme de nuevo a los Madriles La Monastrell que tanto me gusta y tanto disfrute causa en mis sentidos.

Tuve que rendirme a los encantos de mi provincia de mi madrid, dejarme llevar por los aires que me transportan a Colmenar de Oreja, con su gente tan entrañable, sus productos cercanos y sus vinos llenos de recuerdos. Y no dejar de visitar un sitio súper castizo como el  Mercado de Antón Martin, que también quería tener presencia con su querido Tarantin de Lucía y  sus Ostras.

Descubrir que muy pronto me voy a liar las maletas y los aires me van a llevar al Bierzo, porque quiero descubrir muchas cosas que y ya iré contando… ya sabéis #workinginprogress

Despedirme hasta el año que viene en Montilla Moriles y recordando que buenos días pase formándome en el mundo del vino y donde volveré muy pronto, para seguir aprendiendo cada día más.

Barbireando